IMG_2799 (2)

Susana Mora expone las líneas maestras sobre las prioridades a abordar en materia de Servicios Sociales

"Los Servicios Sociales deben garantizar la justicia social. No podemos concebir la pobreza como un concepto de desgracia individual que necesita ser atendida a través de la caridad. La pobreza tiene una causa social muy clara que se debe afrontar a través de una respuesta pública." De este modo resume el compromiso del PSOE con los Servicios Sociales la candidata a la presidencia de Consell Insular Susana Mora

 

Precisamente para trabajar por esta respuesta pública a las necesidades sociales - "una cuestión de principios" - Mora ha iniciado esta semana las reuniones con entidades del Tercer Sector (toma el relevo de las reuniones que ya se iban haciendo desde el partido) y usuarios de los Servicios Sociales. "Reuniones que hacemos con el objetivo de caminar juntos y propiciar una serie de medidas tanto de modelo, como respecto a la urgencia social actual," añadió Mora

 

Unos encuentros que se mantendrán durante el próximo mandato tanto si el PSOE es el gobierno de Menorca como si se encuentra en la oposición. “Son necesarias y deben consolidarse, porque nuestra manera de entender los servicios sociales es desde el trabajo conjunto de la administración con las entidades del sector y con el usuario que sufre las necesidades."

 

Por eso Mora habla de la importancia de que el Consell "adopte un papel activo, que potencie la figura del Ayuntamiento -como administración más cercana a la ciudadanía que recibe las demandas y necesidades reales de la gente- y que a la vez se encargue de coordinar y trabajar en pro de estos servicios sociales y no dé la espalda a la realidad."

 

Respecto de la urgencia social, la candidata socialista al Consell ha citado un par de ejemplos de la propuesta que quiere trabajar con el sector; ejemplos como la necesidad de "trabajar para implantar la Renta Básica Garantizada o un plan de apoyo a la alimentación infantil dotado de recursos." Eso sí, Mora ha citado estos dos ejemplo de forma genérica, tras advertir que no se trata de "poner el programa sobre la mesa, porqué el programa se está haciendo con entidades y personas; como hacemos con el resto de sectores. "

 

En relación al cambio de modelo, la candidata del PSOE Menorca ha hecho referencia a la importancia de "romper el esquema de trabajar a través de subvenciones, para empezar a trabajar mediante la concertación. Estamos viviendo una realidad (que no nace ahora, pero que en los últimos tiempos se ha agravado) que pasa por el hecho de que las entidades están dando respuesta a cuestiones que deberían ser tratadas por la administración. Este trabajo con las entidades continuará porque responde a unas necesidades; pero precisamente por eso no podemos seguir con un esquema según el cual el apoyo dependa de unas subvenciones que pueden subir o bajar, que pueden llegar o no. Debemos trabajar por una concertación desde programas conjuntos y compromisos, de partidas, ciertos y firmes."

 

En la misma línea la Vice-Secretaria General del PSOE y concejal del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Es Migjorn, Elena Baquero, ha expusuesto la otra cara de los recortes en Servicios Sociales que aplica la derecha: la rebaja en la aportación a los consistorios. "Cuando entramos a gobernar en Es Migjorn queríamos creernos el mensaje que se nos daba desde el Consell. Fuimos a las reuniones sin perjuicios y con buena voluntad, entendiendo que había una situación económica complicada que había que revertir. Pero tanto la consejera como el director insular nos dijeron que con el mismo dinero ellos harían más; que no se trataba de recortar, sino de gestionar de mejor ..."

 

Tres años y medio después Baquero explica cómo "todos los ayuntamientos de la isla, lo quieran decir públicamente o no, reconocen que sus equipos sociales están saturados. Lo vemos en las reuniones, no pueden más. Son responsables de la dignidad de las personas y hacen lo que sea necesario para ayudar, pero todo tiene un límite y llegará un momento que saltarán." Una saturación fruto de los recortes, que en el caso Migjorn han supuesto dejar de tener "orientador laboral, agente de desarrollo local, educador social... y el Ayuntamiento llega hasta donde puede y suple, como puede, esta falta de servicios. Pero no damos abasto, de manera que quien sufre más es el usuario."