11058422_833132803401754_4548331576740816506_n

Noemí Gomila propondrá al pleno insular que el Consell se adhiera al Día Mundial de la Justicia Social y asuma los principios que lo inspiran

La consellera Noemí Gomila defenderá en el pleno insular de mañana una iniciativa que propone que Menorca se sume a la defensa de la Justicia Social que propugna la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

La propuesta de Gomila presenta tres puntos de acuerdo. En el primero se insta a adherirse "a los principios fundamentales en los que se basa la proclamación del 20 de febrero como Día Mundial de la Justicia Social."

 

En el segundo se hace hincapié en la necesidad de que el Consell manifieste "su compromiso con la ciudadanía menorquina de trabajar para vencer la pobreza y la exclusión social."

 

En el tercer punto se propone que el Consell se comprometa "conmemorar el Día Mundial de la Justicia Social desde la sensibilización, reflexión e implicación para lograr la convivencia pacífica y próspera basada en un modelo económico con un reparto justo de la riqueza, con empleo de calidad y la recuperación del Estado de Bienestar basado en el derecho de ciudadanía, guiados por la justicia social. "

 

En la argumentación de la iniciativa Gomila expone como "el año 2007 la Asamblea de las Naciones Unidas proclamaba el 20 de febrero como Día Mundial de la Justicia Social, fundamentándolo como ‘principio fundamental para la convivencia pacífica y de prosperidad dentro y entre las naciones que constituyen el núcleo de nuestra misión global para promover el desarrollo y la dignidad humana.”

 

La consellera socialista también detalla que el año 2008, "la Organización Internacional del Trabajo adoptó por unanimidad la Declaración sobre la Justicia Social para una globalización equitativa. Y en 2014 su Secretario General daba un paso más con el siguiente mensaje: 'la brecha que existe entre los más pobres y los más ricos en el mundo es considerable y está creciendo. Esta situación no solo se da de un país a otro sino dentro del mismo país, incluso en el caso de muchos de los países más prósperos [...] La experiencia muestra que el crecimiento económico en sí mismo no es suficiente. Debemos hacer más para empoderar a las personas mediante el trabajo decente, brindarles apoyo a través de la protección social, y velar por que se escuchen las voces de los pobres y los marginados. '

 

Esta reflexión es compartida por los representantes socialistas, por lo que Gomila explica que "desde el PSOE queremos fijar la atención sobre la situación actual de la sociedad española que está sufriendo el gran avance de la pobreza y la exclusión social. Porque hoy 27 de cada 100 españoles se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social.; más de 12,8 millones de personas y casi 3 millones son niños. "

 

Desde el grupo Socialista se reivindica "la Justicia Social para todas aquellas personas que hoy lo pasan peor que nunca, después de una crisis económica tan devastadora y una gestión de la misma por parte del PP desde la más pura ideología, imponiendo un nuevo orden para la distribución de la riqueza, consolidando cambios estructurales (reforma laboral, educativa, de la administración local y el derecho de acceso al Sistema Sanitario) y haciendo recortes en políticas sociales." Una situación que se refleja en el Índice de Justicia Social 2014 de la Unión Europea, que sitúa a España "en el puesto 21 de los 28 países de la UE."

 

Gomila también expone cómo este informe "confirma que de 2011 a 2014, en nuestro país el riesgo de pobreza se ha incrementado del 24,5 al 27,3; tenemos más trabajadores pobres que la media europea, el paro de larga duración es el doble de la media de la UE, la desigualdad sigue empeorando, la tasa de jóvenes parados crece, se ha reducido el gasto en la educación pre-primaria y mantenemos el récord europeo en abandono escolar. "Además, se" ratifica una situación muy alarmante en el indicador que denomina justicia intergeneracional, que mide hasta qué punto las políticas actuales hipotecan el futuro de las generaciones más jóvenes. España ocupa el puesto 23 de 28. "Unos datos que la consellera socialista califica de" absolutamente intolerables para un país como España y absolutamente indignas para una sociedad que se considera moderna y avanzada como la nuestra."

 

Esta realidad lleva a la reflexión socialista de que "si el crecimiento económico no garantiza la Justicia Social en condiciones de bonanza; menos puede hacerlo con cuatro millones de parados sin cobertura y en un escenario de precariedad laboral en el que tener un puesto de trabajo no garantiza salir de la pobreza. "

 

Por todas estas razones Noemí Gomila defiende la necesidad de "pasar a la acción, implicarnos desde todas y cada una de las instituciones públicas y hacer nuestras las razones de las Naciones Unidas poniendo en primera persona las premisas más básicas y el mensaje claro y conciso que se nos traslada con el día de la Justicia Social.”