logo_Senado

La moción sobre la desaladora de la senadora Pons Vila es mucho más genérica que la enmienda formulada por el Grupo Socialista que el PP rechazó


.- A la enmienda (de adicción) del PSOE se reclamaba, entre otros, que el Gobierno del Estado elabore y ejecute el proyecto de canalización del agua desalada hasta los depósitos municipales


.- También se demandaba que la puesta en marcha de la desaladora “no suponga un incremento significativo del coste del consumo del agua generada por la referida central”


.- La moción defendida por la senadora del PP Menorca se limita a instar al Gobierno del Estado a trabajar en colaboración con el de la Comunitat, “en la definición e instrumentalización de una solución definitiva (...) posibilitando la puesta en servicio de la infraestructura y evaluando las opciones de suministro...”

.- Hace más de un año el Gobierno del Estado ya respondió a los diputados del PSOE asegurando que estaba elaborando un estudio para poner en marcha la desaladora

El PP vuelve a protagonizar un brindis al sol respecto del problema de la desaladora. En este caso ha sido la senadora Pons Vila quién presentó una moción absolutamente genérica respecto del futuro de esta instalación en la cual sólo se insta en el Gobierno del Estado “a trabajar en la definición e instrumentalización de una solución definitiva que permita poner en valor la desaladora de Ciutadella, posibilitando la puesta en servicio de la infraestructura y evaluando las opciones de suministro a la isla de Menorca, al objeto de optimizar su funcionamiento.” 
Por responsabilidad el Grupo Socialista en el Senado votó a favor de esta moción, pero el senador socialista Gregorio Medina –senador por La Gomera- presentó una enmienda de adición (uno enmienda que se pretendía que se añadiera al texto del Grupo Popular) en la cual se formulaban propuestas mucho más concretas:


1) El Gobierno de España se comprometerá a resolver el conflicto económico y administrativo existente con los constructores/concesionarios de la explotación.

2) El Gobierno de España, vía Presupuestos Generales del Estado, se obligará a la elaboración y ejecución del Proyecto que permita canalizar el agua desalada desde la central desaladora hasta los depósitos municipales de almacenamiento y distribución de agua potable.

3) El Gobierno de España impulsará un convenio de colaboración con el Gobierno Balear, Consell Insular de Menorca y Ayuntamiento de Ciutadella, al objeto de poner en marcha la desaladora y garantizar que en ningún caso su puesta en marcha suponga para la ciudadanía un incremento significativo del coste del consumo del agua generada por la referida central.

Pero esta enmienda de adicción fue rechazada por el Grupo Popular -a pesar de que en el acta se recoge que Pons Vila explicó a la Cámara alta el problema del posible incremento del recibo del agua para los ciutadellencs, así como el que supone que la Unión Europea reclame la devolución de casi 5 millones y medio de euros por el hecho que la desaladora no esté operativa y la petición de extinción del contrato por parte de la empresa adjudicataria-.

Por lo tanto lo que se aprobó ayer en la Cámara Alta representa muy poco o ningún avance respecto al posicionamiento expresado por el Gobierno del Estado el 6 de junio de 2014 –a pesar de que la Sra. Pons Vila dice que ha sido uno de sus ‘caballos de batalla’-. Entonces el ejecutivo central exponía lo siguiente en respuesta a una pregunta de los representantes baleares del PSOE en el Congreso de Diputado (BOE del 8 de julio de 2014. Pág. 262):
“En relación con el asunto interesado se informa que el anterior Gobierno quiso paliar la carencia de recursos con un sistema de plantas de desalación. 

 

No ha sido posible materializar la construcción y puesta en marcha de las infraestructuras debido a la carencia de planificación y concreción del planteamiento inicial –En el acta de la Sesión se recoge que la misma senadora reconoce esta carencia de planificación del proyecto impulsado por Jaume Matas-. 

 

Esta circunstancia obligará a nuevas inversiones para incrementar el abastecimiento hídrico de la población menorquina.

 

Con objeto de corregir los errores descritos, el Gobierno está elaborando, junto con el Gobierno Balear y el Consejo Insular, un estudio de las ‘Necesidades y propuesta de alternativas a la Isla de Menorca’ con el objeto de poner en marcha la desaladora de Ciutadella, y de esta forma, mejorar e incrementar los recursos hídricos a la Isla.”
Casi 13 meses después de esta respuesta, ni la senadora Pons Vila ni el PP han explicado en qué punto se encuentra este estudio... pero en cambio vuelve a pedir evaluar las opciones de suministro.
De hecho, se debe recordar que si hace un año el Gobierno del Estado explicaba que estaban elaborando un ‘estudio’, en junio de 2013 el ejecutivo estatal respondía una pregunta de los diputados de Baleares del Grupo Socialista en el Congreso dando por hecho que la desaladora de Ciutadella ya funcionaba –“Con esta obra se mejora la garantía de la abastecimiento de agua potable de calidad, incrementando la disponibilidad en un volumen de 10.000m3/día.”-
En definitiva, la genérica moción propuesta y aprobada por el PP y el rechazo del Grupo Popular a la enmienda de adición que formuló el senador del PSOE Gregorio Medina, no supone ningún paso adelante a la hora de reclamar la implicación del Gobierno Rajoy a un proyecto impulsado por quién fue su compañero en el ejecutivo estatal Jaume Matas.