IMG_2849

Govern y Consell deben dar una respuesta inequívoca de defensa del modelo público del Aeropuerto ante la inminente privatización de AENA

 

El Ministerio de Fomento ha anunciado que día 11 de febrero comenzará finalmente el proceso de privatización de AENA. Ni el fracaso del primer intento de privatización, ni la posición unánime en contra del Parlament de las Islas Baleares, del Consell Insular de Menorca, del Consejo Económico y Social y de la gran mayoría de la sociedad de Menorca y de Baleares, así como de muchas otras Comunidades Autónomas, han persuadido al Gobierno de Rajoy de detener el proceso de privatización del 49% de una empresa pública como AENA que, según las últimas cifras conocidas, había obtenido entre enero y septiembre de 2014 unos beneficios netos de 371 millones de euros, un 8,4% más que en el mismo periodo de 2013.

 

La decisión del gobierno de Rajoy de privatizar AENA es una grave irresponsabilidad, especialmente peligrosa para la conectividad, la economía y el turismo de Menorca. Si el transporte aéreo es, con el paro, el principal problema de Menorca, la privatización de AENA no hará otra cosa que incrementar la inestabilidad de las conexiones aéreas, tanto para los residentes como para el turismo y, por tanto, acabará afectando de manera muy negativa también el empleo, no sólo de los trabajadores de AENA y de las compañías aéreas y las empresas que dependen del aeropuerto, sino también de las menorquinas y menorquines que se dedican al trabajo vinculado al turismo, la industria y el comercio.

 

El Ministerio de Fomento está a punto de poner en manos privadas, por poco más del 10% de su precio real, el 49% de una empresa que da importantes beneficios y que además tiene un notable valor estratégico. No hay ni un solo argumento que pueda justificar esta decisión del todo irresponsable, que no mejorará la capacidad de gestión y la eficiencia de AENA ni repercutirá en beneficio para la sociedad ni para la economía.

 

Las consecuencias de la más que previsible convocatoria de huelga, así como de las movilizaciones ya anunciadas por los trabajadores de AENA en defensa del mantenimiento del carácter público de la empresa y, por tanto, en defensa de los legítimos intereses sociales y económicos de Menorca, son responsabilidad exclusiva del Ministerio. Rajoy todavía está a tiempo de detener las movilizaciones y, sobre todo, de mantener el carácter público de los aeropuertos. Menorca no se puede permitir que se vea empeorada situación del transporte aéreo, lo que han coincidido en señalar que pasará todas las instituciones y las más relevantes entidades económicas y sociales de Menorca y de las Islas Baleares.

 

Una realidad de la que no sólo son conscientes los socialistas de Menorca y de Baleares, ya que desde los órganos de dirección Federal del PSOE también ha reiterado la oposición a esta privatización. Sólo hay que recordar las declaraciones del portavoz socialista en materia de Fomento en el Congreso, Rafael Simancas, cuando en febrero pasado ya expuso que el partido está "totalmente en contra de la privatización de AENA, que supondrá un descenso de hasta el 15% del tráfico y pone en riesgo los aeropuertos menos rentables, como el de Menorca” y las realizadas desde Menorca por el Secretario de Organización, César Luena, quien tras reunirse con el Comité de Empresa de AENA en el aeropuerto calificaba la privatización de "chapuza absolutamente innecesario"

 

Por tanto:

 

1.- Exigimos la inmediata suspensión del proceso de privatización de AENA el mantenimiento del carácter cien por cien público del aeropuerto de Menorca

 

2.- Exigimos del Consejo Insular y del Gobierno de las Islas Baleares que, de manera pública, reiteren su rechazo a las intenciones de privatización del Ministerio de Fomento y que hagan todos los esfuerzos y gestiones necesarios para evitar la privatización. Es su responsabilidad de gobierno