Ajuntament3

El Grupo Socialista en el Parlament presenta una propuesta para reclamar al Gobierno del Estado la puesta en marcha de la desaladora de Ciutadella

.- La PNL, registrada por el diputado Damià Borràs, demanda la firma de un convenio que garantice que la puesta en marcha de la desaladora no suponga un incremento significativo del recibo del agua para la ciudadanía

 

.- Esta iniciativa se añade a la enmienda presentada por el PSOE a los Presupuestos Generales del Estado reclamando apoyo económico € -4000000 - para llevar a cabo la conexión de la desaladora con Ciutadella

 

El diputado Damià Borràs lleva al Parlament de les Illes Balears una Proposición No de Ley (PNL) respecto de la necesidad que el Gobierno del Estado se implique activamente en la puesta en marcha de la desaladora de Ciutadella.

La PNL recoge 4 puntos de acuerdo. En primer lugar se pide que el Parlament autonómico inste al Ejecutivo "a resolver el conflicto económico y administrativo existente con los constructores / concesionarios de la explotación."

El segundo punto reclama al gobierno de España "a, vía Presupuestos Generales del Estado -hay que recordar la enmienda a los Presupuestos Generales del Estado que ha presentado el PSOE-, la elaboración y ejecución del Proyecto que permita canalizar el agua desalada desde la central hasta los depósitos municipales de almacenamiento y distribución de agua potable."

En tercer lugar la PNL también demanda al Ejecutivo Rajoy a "impulsar un convenio de colaboración con el Govern de les Iles Balears, el Consell Insular de Menorca y el Ayuntamiento de Ciutadella, con el objeto de poner en marcha la desaladora y garantizar que en ningún caso su puesta en marcha suponga para la ciudadanía un incremento significativo del coste del consumo del agua generada por dicha central."

Finalmente se hace hincapié en la necesidad de que el Gobierno de España termine "con carácter de urgencia el estudio de «Necesidades y Propuesta de alternativas en la isla de Menorca» sobre recursos hídricos de la isla de Menorca y evaluar, de acuerdo con el gobierno de les Illes Balears y el Consell Insular de Menorca la conveniencia o no de emplear la desaladora de Ciutadella para abastecer de agua a todos los municipios de la isla y/o utilizarla para infiltrar agua en el acuífero y así contribuir a su recuperación."

En la exposición de motivos Borrás recuerda que los acuíferos de Menorca "presentan graves problemas de salinidad y contaminación (principalmente por nitratos) así como unos alarmantes niveles de reserva de agua," debido, principalmente, a la presión motivada por la gran demanda turística, "con los importantes crecimientos demográficos de los últimos años y las necesidades añadidas consecuencia del aumento de residencias con importantes zonas ajardinadas y piscina." Una situación que provoca que "las reservas hídricas no se puedan recuperar por más que llueva."

El diputado menorquín también defiende la necesidad de que Menorca cuente con "una nueva política de gestión integral del agua basada en criterios de sostenibilidad. Pero a pesar de no ser considerada a priori la mejor solución a los problemas que padece la isla, el hecho de que se haya construido en Menorca una planta destinada a potabilizar agua del mar ha llevado algunos expertos a plantear la puesta en marcha de la desaladora de Ciutadella. Se trataría de abastecer de agua los municipios y las zonas turísticas de la isla así como permitir, de modo directo o indirecto, la recuperación de los acuíferos."

Precisamente sobre la desaladora recuerda que, "a pesar de estar terminada su construcción desde el año 2011, aún no ha entrado en funcionamiento." El motivo: que el "proyecto impulsado y aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente dirigido por el Ministro Matas no contemplaba la conexión de la planta al sistema municipal de distribución de agua potable de Ciutadella. Esta carencia, junto con los incrementos de costes de su construcción sobre el presupuesto previsto de inicio, la financiación de la obra por parte de la Unión Europea (parcial e inferior al que se había estimado), y el sistema de amortización de la inversión utilizado para su construcción, han hecho imposible la puesta en marcha de la desaladora."

A esta situación se añade "el anunciado fuerte incremento del precio del agua que implicaría la puesta en marcha de la planta, al repercutirse (como parece ser la intención del Ministerio de Medio Ambiente y como defendía el anterior de Medio Ambiente del Gobierno de las Islas Baleares) el coste de las inversiones y su mantenimiento en el precio final del agua; "una medida que ha generado" una importante alarma social por parte de las ciudadanas y ciudadanos y ha provocado el rechazo del proyecto, considerado por muchos como otro de los muchos regalos envenenados del ex-Presidente y ex-Ministro Jaume Matas. "

En definitiva Damià Borràs presenta una iniciativa que tiene una doble vertiente: por un lado ayudar a recuperar la calidad de los acuíferos y por otro garantizar que la puesta en marcha de esta infraestructura no comporte un fuerte incremento del recibo del agua.