• Model territorial
  • visita

Proyecto político

El proyecto de los y de las socialistas de Menorca, es de vocación mayoritaria, y se caracteriza por la voluntad de gobernar nuestra Isla con eficacia y rigor para lograr una sociedad más libre, más próspera, y más justa.

 

Somos socialistas porque queremos construir una sociedad basada en la realización plena y efectiva de los valores de libertad, igualdad, fraternidad, justicia social, solidaridad y paz. Estos valores son para nosotros inseparables, conforman nuestra ética personal y nuestra manera de entender el mundo, guían nuestra acción y se contraponen a los privilegios, las desigualdades y el individualismo insolidario.

 

Creemos que la economía de libre mercado debe de ser compensada por normas que garanticen las libertades, la preservación de los intereses colectivos, el triunfo de la justicia y la solidaridad, el esfuerzo permanente por erradicar el hambre, la pobreza, la exclusión social y la guerra, por reducir las desigualdades sociales y los desequilibrios territoriales, por asegurar el progreso económico, la sostenibilidad y el respeto a la democracia y los derechos humanos en todos los países del mundo.

 

Luchamos por lograr un mundo en el que las personas disfruten de los mismos derechos y de una igualdad real de oportunidades. Un mundo en el que nada sea juzgado por su precio, sino por su valor, y una sociedad en la que cada persona tenga cubiertas sus necesidades y aporte según sus posibilidades.

 

Somos socialistas porque perseguimos una sociedad en la que el progreso científico y técnico y el desarrollo económico sean instrumentos para el desarrollo social, cultural e individual. Una sociedad en la que nadie se sienta discriminado o marginado por razones de origen social o étnico, sexo, estado físico o mental, orientación sexual, religión o ideas políticas. Una sociedad basada en la cultura del esfuerzo y del trabajo que practique la solidaridad intergeneracional. Una sociedad laica, libre de dogmatismos, respetuosa de las creencias religiosas de cada cual, y de la libertad de no tenerlas. Una sociedad activa, crítica y participativa, comprometida con un tejido asociativo activo y solidario.

 

Somos municipalistas porque nuestro proyecto, que es radicalmente democrático, promueve la aplicación de los principios de proximidad y subsidiariedad en favor de unos poderes locales fuertes y eficaces en la defensa del progreso, la calidad de vida y los intereses de sus poblaciones.

 

Somos europeístas porque perseguimos la construcción de una Europa unida políticamente que impulse un modelo social que ofrezca oportunidades y cohesión en el mundo de la globalización. Una Europa que sea un factor de paz y desarrollo y que impulse mecanismos de gobernabilidad y regulación mundiales capaces de limitar los estragos de un capitalismo desregulado que genera desigualdades crecientes y dilapida los recursos del planeta