IMG_2004

Llevamos al pleno del Consell la propuesta que reclama posponer la construcción de las rotondas de la Carretera hasta después de las elecciones

El Grupo socialista presenta al plenario insular de noviembre la propuesta de acuerdo derivada de la resolución relativa a los aspectos más controvertidos de la reforma de la Carretera General que la Ejecutiva del PSOE Menorca aprobó, por unanimidad, el pasado día 25 de octubre.

 

La iniciativa recoge dos puntos de acuerdo. En el primero se propone que el Gobierno del Consell Insular de Menorca “suspenda la ejecución parcial de las obras del tramo de la carretera Me-1 entre Alaior y Maó en todo aquello que afecte las intersecciones que en la actual planificación se pretenden resolver con rotondas a doble nivel (sepultadas) y que las programe de tal manera que las obras se pospongan para después de las próximas elecciones de día 24 de mayo.”

 

En el segundo se reclama que en “todas las tramitaciones administrativas que el Gobierno del Consell Insular de Menorca tenga que emprender sobre las actuaciones previstas en los tramos de la carretera Me-1 con las obras todavía no adjudicadas, se prevea que en todas las actuaciones que impliquen resolver las intersecciones con rotondas a doble nivel (sepultadas) se pospongan las actuaciones de obra efectiva para después de las próximas elecciones de día 24 de mayo.

 

En la argumentación de la propuesta se denuncia que la reforma de la carretera general “se está haciendo de espaldas a cualquier acuerdo social y político.” También se deja bien claro que “nadie discute la necesidad de garantizar la seguridad del tránsito, ni que se tenga que dotar la carretera de la capacidad suficiente de acuerdo con las necesidades reales de la demanda (que ha sido claramente decreciente durante estos últimos años de crisis económica) así como de las perspectivas de recuperación que todos deseamos del crecimiento económico sostenible de Menorca.”

 

La iniciativa se recuerda que el “pliegue de condiciones técnicas con que se licitó el proyecto de reforma del tramo entre Maó y Alaior –aprobado a finales del anterior mandato- presentaba todo un conjunto de medidas encaminadas a mejorar la seguridad y fluidez del tránsito; una propuesta que casi nadie ha discutido en su conjunto.” En este sentido se explica que la mejora de las principales intersecciones, la rectificación de las curvas y cambios de rasante, la ampliación de arcenes, la incorporación de nuevos terceros carriles y el resto de soluciones “tal como estaban recogidas en el pliegue de condiciones elaborado por el gobierno socialista del Consell y que el PP usó para licitar el proyecto (y después cambió), responden a una clara y suficiente justificación (avalada por los informes técnicos y jurídicos que acompañan la licitación) y a partir de un consenso social que el PP arbitrariamente ha roto.”

 

Respecto de la “fuerte contestación social compartida por la gran mayoría de la sociedad,” se hace mención al hecho que el impacto paisajístico del proyecto y sus consecuencias económicas negativas han sido “denunciadas reiteradamente por destacados sectores empresariales menorquines comprometidos con la calidad de la oferta turística de nuestra isla.” Así se recuerda que “si el Consell no rectifica, la reforma tendrá graves consecuencias para nuestra economía y provocará una transformación paisajística irreversible.”

 

El PSOE Menorca considera que con esta reforma de la carretera general, “el PP está comprometiendo el futuro de todos.” Ahora con las obras ya iniciadas, “se hacen más evidente que nunca la desmesura que tantas entidades, asociaciones y personas cabales habían ido denunciante y han hecho que se multipliquen y se amplifiquen las quejas ante la evidencia del mal irreversible que se está perpetrando sobre el territorio y el paisaje.”

 

Esta realidad se conjuga con el hecho que el plazo de ejecución de la reforma del tramo entre Maó y Alaior es de dieciocho meses. “Por lo tanto, gran parte de la obra se hará durante el próximo mandato y lo tendrá que gestionar y acabar el gobierno del Consell que salga de las elecciones del 24 de mayo, cuando a la reforma de la carretera le quedará todavía casi la mitad de su tiempo de ejecución.”

 

Por lo tanto desde el PSOE se defiende que todavía se está a tiempo de rectificar. “Si el Consell retrasa hasta después de las elecciones la construcción de las rotondas a doble nivel que han motivado la contestación social, las actuaciones previstas sobre la carretera que no han generado controversia se pueden seguir ejecutante.”

 

En definitiva “se trata, simplemente, de programar las actuaciones de una manera que el gobierno que salga elegido el mes de mayo pueda decidir si se ejecutan o no unas obras tan cuestionadas.” Los responsables socialistas exponen que la revisión de la programación de las actuaciones propuesta “es técnicamente posible sin que perjudique de manera sensible el tiempo de ejecución total de la obra y, además, no tendría consecuencias económicas importantes para el Consell, sobre todo si lo comparamos con el grave impacto que tendrían las obras, si se ejecutan, para el territorio, el paisaje y la economía de Menorca.”

 

Todo ello se puede resumir al pedir al Presidente Tadeo y al PP “un acto de responsabilidad en nombre de la concordia cívica y el interés superior de Menorca, que tiene que estar siempre por encima de las consideraciones partidistas.