Foto Damià Borràs en Comissió

El PSOE se opone frontalmente a la posibilidad planteada por el Gobierno del Estado de limitar el descuento de residentes

"Disponer de una eficiente conectividad por vía aérea y marítima, con rutas y frecuencias suficientes y con un precio justo, no es tan sólo un instrumento necesario para garantizar la competitividad de la economía de las Islas Baleares sino que es un derecho irrenunciable de acuerdo con la condición insular de nuestra Comunidad." De este modo se iniciaba la Proposición No de Ley que en septiembre de 2012 formuló y defender el diputado Damià Borràs a raíz de las informaciones sobre las posibles limitaciones a la financiación del descuento del 50% en los billetes aéreos y marítimos. Unas informaciones avaladas por el hecho que el PP hubiera planteado poner límites en el derecho de los ciudadanos de Baleares al descuento de residentes con una moción del Senado que condicionaba este descuento a la disponibilidad presupuestaria y planteando limitaciones mediante una disposición adicional de los Presupuestos 2013.

En aquellos momentos la presión social y política –con iniciativas socialistas contra el recorte del descuento de residentes también a Congreso y Senado- hizo posible que se parara esta iniciativa del Gobierno Rajoy.

Ahora (tres años y medio después y cuando el debate se había trasladado a estalonar la puesta en marcha de una tarifa plana para mejorar el cumplimiento del derecho constitucional a la movilidad y ayudar a mover la economía), parece que el Ejecutivo estatal vuelve atrás y vuelve a menystenir los ciudadanos y ciudadanas de las Islas Baleares. Y de nuevo lo hace a escondidas, sondeando primero a las Agencias de Viajes –según las informaciones publicadas por la Última Hora-.

Ante esta situación los y las socialistas exigimos que el Ministerio de Fomento escuche y respete a la ciudadanía de Baleares y en ningún caso recorte el descuento de residentes (ya sea mediante la reducción de la partida presupuestaria asignada o con la fijación de un máximo bonificable de los billetes). No se puede permitir que el Ejecutivo estatal llegue a limitar la subvención del descuento, porque de este modo se haría pagar doblemente al residente una situación que ya actualmente es injusta.

Se trata que el Gobierno Rajoy entienda, de una vez por todas, que el transporte aéreo y marítimo es esencial para Baleares y que garantizar la accesibilidad a precios razonables es su obligación constitucional. O, dicho de otro modo, si por el hecho de estar en funciones el Gobierno del Estado no ha podido introducir ninguno de las mejoras en las condiciones de la declaración de servicio público de los vuelos con Madrid reiteradamente demandadas por instituciones y entidades de Baleares, le demandamos que como mínimo no tome decisiones que serían claramente perjudiciales para la ciudadanía y tejido económico de las Islas.

Además esperamos que el PP de Baleares –así como el resto de grupos- también sumen esfuerzos para evitar que se recorte el descuento de residentes y para facilitar el sistema de bonificación que se decida desde las Islas, tarifa plana incluida.